viernes, 20 de noviembre de 2015

Comentario literario



Dicen que enfermo estaba el león, con dolor:
los animales fueron a ver a su señor.
Animóse con ellos y sintióse mejor,
alegráronse todos demostrándole amor.

Por hacerle servicio y por más le alegrar
convidáronle todos para darle yantar;
le rogaron señale a quien sacrificar;
mandó matar un toro, que podría bastar.

Partidor hizo al lobo; mandó que a todos diese:
este apartó el menudo, para que lo comiese
el león, a quien dijo la mesa bendijese;
para sí, la canal, la mayor que se viese.

“-Señor, tú estás enfermo; esta carne liviana
cómela tú, Señor, te será buena y sana;
a nosotros nos basta la canal, parte vana.”
El león se enfurece: de comer tiene gana.

Alzó el león la mano, como si bendijera,
y al lobo en la cabeza golpeó, de manera
que una oreja del casco casi le arrancó entera.
Luego ordenó a la zorra que la carne partiera.

La raposa, ladina, obedeció asustada;
todo el toro al león ofreció la taimada.
A los demás, las tripas y bofes, sin más nada.
Del león la raposa fue muy felicitada.

“-¿Quién os enseñó, amiga, a hacer la partición
tan buen, equitativa y llena de razón?”
“-En cabeza del lobo aprendí la lección,
del lobo tomé ejemplo para mi decisión.”

                                                                                                                                                                             

"Libro de buen amor" está escrito por Juan Ruiz, o Arcipreste de Hita, nacido en 1298 en Alcalá de Henares. Fue un poeta del siglo XIV.
Este texto está compuesto por 1700 estrofas variadas, consta de 3 manuscritos (S, G y T) y es considerado una obra del mester de clerecía (tipo de literatura universal escrita por clérigos), además de las cumbres literarias españolas de cualquier tiempo.

El tema de dicho texto es: los consejos que recibe el Arcipreste de Hita del amor.

En resumen, este fragmento trata sobre un conjunto de consejos que "Don Amor" le da al Arcipreste de Hita en forma de poesía.

En cuanto a la estructura, se puede decir que los versos de este fragmento son de arte mayor (13 sílabas); tienen una rima asonante (A, A, B, B); consta de 7 párrafos, con 4 versos en cada uno de dichos párrafos.

Las partes del texto son: el planteamiento (los 2 primeros párrafos, ya que explica la situación en la que el león está enfermo y otros animales van acuden a su ayuda); el nudo (los 3 párrafos siguientes, porque en estos párrafos es donde surge el problema de la historia); y, por último, el desenlace (los 2 últimos párrafos, ya que termina el problema de la historia).

En cuanto a la forma, pues debo decir que el autor usa expresiones que, en la actualidad, son demasiado anticuadas, como por ejemplo: "Animóse", "alegráronse".
Además, usa palabras que ahora se usan muy poco, como por ejemplo: "yantar" (comer).
También usa verbos en forma subjuntiva que, aunque en la actualidad se use algunas veces, en aquella época era la forma del verbo que, como podemos observar, más se usaba, como por ejemplo: "diese", " bendijese".

Mi opinión sobre este texto es que creo que podria referirse, a modo de fábula en la literatura actual, a un tipo de literatura infantil. De todas formas, su lectura desemboca en una moraleja que se podría aplicar a cualquier etapa de la vida y a cualquier etapa de la historia, ya que hay que aprender de aquello que alguien haya hecho mal antes que yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario