jueves, 9 de octubre de 2014

Medalla a título póstumo

En este texto el autor (Almudena Grandes) nos quiere hacer ver cómo en este país tenemos la "mala costumbre", desde mi punto de vista, de elogiar a personas que durante gran parte de su vida se han dedicado a hacer algo más o menos bueno, interesante, importante, ... y han pasado un poco desapercibidos, o no han tenido el reconocimiento merecido hasta que han fallecido.

Con respecto a la estructura de este texto, se puede decir que: en el primer párrafo hay una introducción y también se encuentra la tesis, es decir, la idea que Almudena quiere defender. En el segundo párrafo se puede ver perfectamente los argumentos que da la autora sobre por qué piensa de esa forma y, por último, en el tercer párrafo podemos encontrar la conclusión de todo el texto.

Pienso que es cierto todo lo que dice Almudena Grandes, porque en España siempre ha sucedido y seguirá sucediendo este tipo de comportamientos. Lo hemos podido ver en personas, como por ejemplo miembros del cuerpo militar, que se le ha concedido la medalla al valor después de muerto en algún frente fuera de nuestro país (y llevaba años arriesgando su vida). También lo hemos podido ver en artistas dedicados durante toda su vida al mundo de la escritura, la pintura, la música, etc, y que en toda su larga trayectoria profesional, nunca se le haya reconocido su mérito y valía, y ha bastado con fallecer para que se le conceda la medalla de alguna Comunidad Autónoma, se le haga Hijo Predilecto de alguna comunidad, ciudad o pueblo, o incluso se ponga un monumento en su honor.

Mi humilde opinión es que el trabajo y el mérito de las personas deben ser reconocidos en vida, por la sencilla razón de que ellos lo puedan disfrutar, y no cuando ellos ya no puedan sentirse orgulloso de ellos mismos.













No hay comentarios:

Publicar un comentario